Uno de los trabajos que realizamos en nuestra empresa son los aislamientos térmicos para garantizar una completa seguridad en el interior. Pero también realizamos otro tipo de trabajos, como es el galvanizado. Y precisamente de esta técnica es de la que te queremos hablar en esta nueva entrada de nuestro blog. Existen varios métodos de galvanizado.

El galvanizado en caliente se realiza introduciendo piezas de acero en un baño de zinc a 440 grados para conseguir un buen contacto entre los metales. Las piezas deben someterse a una limpieza química en profundidad.

La denominada metalización es la proyección del zinc fundido sobre las piezas a tratar con unas pistolas.

El zincado electrolítico consiste en depositar zinc mediante un proceso de hidrólisis de disoluciones acuosas de sales de zinc.

La conocida como sherardización se realiza con unos tambores giratorios y una mezcla de polvo de zinc, sílice y carborundo entre 380 y 400 grados.

El galvanizado en frío es un proceso sencillo que se puede aplicar con métodos convencionales de pintado. No obstante, para conseguir un resultado adecuado es necesario aplicar una película seca conductora eléctricamente y el porcentaje de zinc en la película debe ser de alrededor del 75%.

Si estás interesado en un proceso de galvanizado para determinadas piezas o necesitas mejorar los aislamientos térmicos en determinadas construcciones no dudes en ponerte en contacto con nosotros y nos encargaremos de diseñar un plan de actuación adecuado.

En Aislamientos Visalca te ofrecemos unos servicios de calidad, unos precios competitivos y una atención rápida, porque sabemos que hay trabajos que no pueden esperar.