Dentro del sector de los aislamientos térmicos, el calorifugado industrial es una de las técnicas más eficaces y populares. Se trata de una tarea que nos permite realizar protecciones aislantes para reducir las posibles pérdidas de calor y evitar las quemaduras.

¿Por qué es tan importante esta técnica? Al impedir las transferencias térmicas entre los diferentes puntos de las instalaciones o los equipos cuya temperatura de funcionamiento es superior o inferior a la del ambiente, resulta imprescindible en la industria para asegurar buenos resultados en ciertos procesos.

Los profesionales de aislamientos térmicos señalan, entre sus ventajas, la mejora de la seguridad y el aumento de la protección del personal. Gracias al calorifugado de líneas, se evita un gran número de accidentes y se reduce el porcentaje de lesiones por quemaduras provocadas por contactos con superficies a temperaturas muy extremas.

Además, esta técnica supone una reduccción del uso de energía, lo que se traduce en su correspondiente ahorro económico gracias a un mejor rendimiento térmico de los equipos y los procesos.

La última ventaja del calorifugado hace referencia a su valor ecológico. Al gastar menos energía conseguimos una industria más limpia que reduce su emisión de elementos contaminantes a la atmósfera.

Como empresa especializada en aislamientos de frío y calor, Aislamientos Visalca cuenta con los mejores profesionales para llevar a cabo estas tareas en conducciones de edificios, revestimientos en chapa e impermeabilizaciones. Si quieres pedirnos presupuesto para algún proyecto más específico, no dudes en llamarnos y contarnos qué necesitas. Estaremos encantados de hacerte una oferta económica ajustada a tus necesidades.