Si buscamos un buen material para aislamientos térmicos o acústicos, la lana de roca debe estar entre los que elijamos. Este material se descubrió por casualidad en los primeros años del siglo pasado después de unas erupciones volcánicas que tuvieron lugar en las islas Hawaii (Estados Unidos). Tuvieron que pasar casi 30 años, hasta el año 1937 para que se descubriera como formar el mismo de forma artificial, un hito que consiguió la empresa danesa Rockwhool.

Este tipo de aislamientos térmicos tiene grandes cualidades ya que resiste al fuego hasta 1000 grados centígrados, algo prácticamente imposible de conseguir y tiene una conductividad térmica bajísima, al no permitir la transferencia de calor debido a la existencia de aire en el interior del material. Esto significa que no solo evita que entre el frío del exterior sino también el calor permitiendo unas temperaturas suaves y agradables durante todo el año.

Además, la lana de roca tiene unas excelentes cualidades de aislamiento acústico al disipar la energía sonora y frenar las diferentes partículas del aire. Los sistemas que tienen su base en este material volcánico evitan las reverberaciones y el eco con lo que el resultado es muy satisfactorio. Además, hay que mencionar que se trata de un material reciclable y que respeta el medio ambiente lo que supone una ventaja más a favor de su uso.

Si estamos pensando en utilizar un sistema de aislamiento térmico basado en la lama de roca en Aislamientos Visalca somos expertos en el uso de éste y otros materiales por lo que te asesoraremos hasta encontrar la solución perfecta para ti.