Dentro del sector de los aislamientos térmicos, nuestra principal especialidad, trabajamos con elementos y componentes fabricados con acero inoxidable, uno de los materiales más universales. Una de sus aplicaciones más útiles es en los revestimientos de chapa.

¿Por qué se utiliza el acero inoxidable en los revestimientos de chapa? En primer lugar, porque se trata de un material que tiene una alta resistencia. Es decir, es capaz de soportar el contraste entre temperaturas sin deformarse ni perder sus principales cualidades. Todos los componentes hechos con chapa inoxidable se caracterizan porque pueden aguantar muchos años sin deformarse ni deteriorarse.

Como especialistas en aislamientos térmicos, es fundamental que todos los componentes que producimos garanticen que no se producen pérdidas de calor. En este sentido, las chapas de acero inoxidable también ofrecen buenas prestaciones.

Además de resistentes, los revestimientos también destacan por no propagar el fuego ni astillarse. Esta es una característica muy a tener en cuenta, sobre todo si se compara con otro tipo de materiales que sirven para conseguir el aislamiento térmico.

En Aislamientos Visalca, también queremos destacar que los revestimientos de chapa de acero inoxidable son muy apreciados por su fácil y rápido mantenimiento. Si queremos limpiarlos, es suficiente con utilizar productos y materiales sencillos, no es necesario realizar grandes inversiones en líquidos profesionales.

Este tipo de revestimientos también cuenta con otra ventaja que conviene señalar: no acumulan olores y son bastante higiénicos. Estos últimos aspectos son especialmente importantes si se van a utilizar en lugares como cocinas, restaurantes, hospitales…